Casas Familiares Aldea Nazareth


La Pintana, un lugar de superación y crecimiento

Una gran vista, con hermosos árboles, plantas, flores y canales de ríos. Un lugar que podían disfrutar aquellas personas que se escapaban lejos del centro de Santiago para aventurarse a la periferia sur. Durante estas visitas muchas personas quedaron encantadas con la experiencia y decidieron quedarse a vivir ahí.

Fue así que comenzó a poblarse y urbanizarse hasta convertirse en la comuna de La Pintana, donde viven más de 170 mil personas, que aún disfrutan de algunas áreas verdes que conserva el sector.  Sin embargo, a pesar de que los inicios de este lugar parecían muy buenos, en la actualidad es todo lo contrario.

La Pintana es considerada como una de las comunas más peligrosas y estigmatizadas de la Región Metropolitana. No sólo está muy lejos de las otras comunas en relación a la distancia, sino también en educación, salud, cultura, entre otras cosas. Se encuentra en el último lugar del ranking del Índice de Calidad de Vida Urbana, dentro del cual se consideran dimensiones como condiciones de trabajo, conectividad, salud, vivienda y entorno.

Por otra parte, 39.000 personas de la comuna presentan problemas de salud mental. El 14,1% se encuentra en situación de pobreza por ingresos y un 32,7% se encuentra en situación de pobreza multidimensional, registrando el valor más alto de toda la RM. Además, a nivel comunal la  población infantil posee en promedio un Índice de Vulnerabilidad Escolar (IVE) de 94.58%, es decir, que de cada 10 alumnos 9.6 son vulnerables desde el punto de vista socioeconómico (PADEM, 2019).

Se han realizado diversos proyectos que han ido mejorando la calidad de vida de las personas, como nuevas áreas verdes, centros deportivos, un Teatro Municipal, entre otras cosas. Sin embargo, aún queda mucho por crecer y mejorar.

Es en medio de este contexto que se sitúan nuestras Casas Familiares de Aldea Nazareth, donde viven 40 niñas y adolescentes (8 a 18 años), que son atendidas con dedicación y de forma personalizada por un equipo profesional, que día a día entrega lo mejor para el bienestar de ellas.

También contamos con el apoyo de una red comunal, como el Cesfam Juan Pablo II, Carabineros y los establecimientos educacionales: Colegio Alto Gabriela, Colegio Jorge Huneeus Zegers, Liceo Profesora Aurelia Rojas Burgos, Colegio Santo Tomás, Colegio Nueva Nazareth, Escuela Especial las Rosas, entre otros.


Nuestras Casas Familiares de Aldea Nazareth

Aldea Nazareth se encuentra ubicada en Avenida Gabriela 2980, en un terreno amplio con muchas áreas verdes, donde también se ubica la Sede Buen Camino del programa Acompañando Pasos. Por ende, también las niñas y adolescentes pueden disfrutar de las áreas comunes como la pequeña granja donde se encuentra la oveja Tonina junto a las gallinas y patitos.

Todas las niñas y adolescentes conviven en armonía, amistad y respeto en cuatro Casas Familiares: Casa Amarilla, Casa Celeste, Casa Rosada y Casa Verde. En cada Casa Familiar viven entre 6 a 8 niñas y adolescentes que comparten espacios comunes como el baño, living y comedor, personalizados según sus propios gustos e intereses. Y a pesar de que viven en casas distintas, todas se encuentran y comparten en espacios comunes de Aldea Nazareth, como: patios de recreación, jardines, comedor, sala de estudio, gimnasio y piscina.

En estos mismos espacios las niñas y adolescentes comparten y participan todas las semanas en diferentes talleres educativos de refuerzo escolar y actividades entretenidas, dictadas por distintos profesionales y voluntarios que vienen con la mejor disposición y compromiso.

En cada actividad que realizan o participan las niñas y adolescentes, siempre están presentes nuestros trabajadores de Aldea Nazareth, quienes las acompañan en cada momento, entregándoles confianza, amor, seguridad, escucha y apoyo constante. Una comunión que se fomenta gracias a la cercanía de los trabajadores hacia ellas, quienes tienen sus oficinas muy cerca de las Casas Familiares, permitiendo estar presentes en el día a día.

Algunas de estas actividades son las expresiones artísticas que se han realizado gracias a las intervenciones de agrupaciones voluntarias que han venido con la mejor disposición para llenar de vida los espacios de Aldea Nazareth. Un claro ejemplo fue la visita de dos días que realizó el destacado muralista chileno El Dorian, quien vino a colorear un muro del gimnasio en compañía de las niñas y adolescentes, quienes se inspiraron en sus gustos personales para pintar algunos famosos personajes de dibujos animados: Minnie, Pata Daysi, Helga Pataki, entre otros.


Programa Formativo

Como fundación nos importa mucho la educación de las niñas y adolescentes, por esta razón contamos con el proyecto educativo que busca disminuir las brechas de aprendizajes y mejorar la relación con los establecimientos educacionales de las niñas, potenciando que cada una de ellas pueda cumplir sus metas personales.

Para llevar a cabo este programa lo hacemos a través de cuatro objetivos específicos. En primer lugar, realizamos refuerzo escolar con profesores que hacen un trabajo personalizado con cada una de las niñas, potenciando la promoción escolar. En segundo lugar, tenemos el apoyo del  programa Formando Chile, donde se realizan mentorías personalizadas que potencian la nivelación en contenidos como lenguaje y matemáticas.

Por otro lado, el tercer objetivo es la realización de talleres deportivos, para potenciar la vida sana, el deporte al aire libre y, además, desarrollamos habilidades socioemocionales como el trabajo en equipo y la autoestima. Por último, tenemos un coordinador escolar que se preocupa de que cada niña se sienta representada en su establecimiento educacional, motivando el vínculo y generando un sentido de pertenencia con cada uno de  los establecimientos.


Socios y colaboradores de Nazareth


¡Apóyanos mensualmente y hazte socio o realiza una donación directa!